Artículos de opinión

Je suis Occidente

Ha estallado el boom en los países primermundistas occidentales. La más cruel indiferencia ha dado paso a la ola de miedo sobretodo en Francia y Bruselas, sede de la Unión Europea, que lleva desde el 21 de noviembre en estado de alerta. Terrorífico, sí: la población apenas se atreve a salir de sus casas, tanto los centros educativos como los negocios se han visto obligados a paralizar la actividad…

Es un hecho que los medios de comunicación de masas traten de cubrir los intereses de las figuras de poder, haciendo que la población enfoque su atención en lo que interesa y, desde luego, bajo en enfoque de quienes interesa. Por eso, para los medios parece que solo existan las víctimas de atentados terroristas cuando es Occidente la afectada. Por eso, el metro de mi ciudad se ha abanderado de muestras de solidaridad a París, ignorando que la guerra de Oriente ha sido subvencionada tanto por EEUU como por Europa, España incluida. Ignorando que esa guerra no es “de ellxs”, que no hay un “ellxs” y un “nosotrxs”. Que en un mundo global todo es o debería de ser de todxs, que es responsabilidad de la sociedad en su conjunto cooperar para el bienestar de esta.

Nos quejamos ahora, cuando esta serie de sucesos azotan a diario países como Líbano, Siria o Palestina, gracias a las armas que nosotxs mismxs les hemos proveído… y entonces a Europa se le ocurre cerrar las fronteras. ¿Qué pasará con todas esas familias que huyen de la situación que ahora condenamos? Sencillamente nada, pues para eso están los medios y el etnocentrismo de la propia sociedad occidental cerrando los ojos ante lo que no interesa. Porque dar condolencias a un país de un mundo primermundista duele menos que asumir la culpa. Sinceramente, los gobiernos no tienen derecho a quejarse ahora cuando tienen las manos manchadas de sangre. De hecho, todo apunta a que los atentados de París fueron de falsa bandera: por fin tienen la excusa perfecta para bombardear Siria.

Por otro lado, la comunidad musulmana y lxs refugiadxs van a ser lxs más afectados. La islamofobia cada vez está más extendida en Europa y abundan los prejuicios hacia el Corán y hacia las musulmanas que, voluntariamente, deciden llevar hiyab. En Twitter muchxs denuncian que se sienten cada vez más observadxs, que reciben comentarios dañinos y, desde luego, llenos de prejuicios y no son pocxs los musulmanes que a nivel mundial han pedido perdón por los atentados de París, cuando no tienen culpa de nada. En una entrevista renciente a Manal (@kadbenx en Twitter) para La opinión de Murcia esta afirma que lxs terroristas se tratan de «personas muy vulnerables» que «sienten vacío y odio», razón por la cual otras personas «les lavan la cabeza», esto es, por casos aislados que como ella misma sostiene distan con creces de los que es el Islam.

En definitiva, las muestras de apoyo me parecen geniales, pero dejando a un lado los dobles raseros. Y es que yo no soy París sin ser Palestina, Siria… Que una red social como es Facebook promueva tan solo las banderitas francesas me parece cuanto menos alarmante y sospechoso. Lo dicho, que el etnocentrismo occidental y los intereses de sus gobernantes me da asco.

AmaiaSnows
Utópica incansable, abrazárboles defensora de causas perdidas, atolondrada de la vida. Estudiante de Trabajo Social y aprendiz del día a día. Me gusta lamer cráneos y perder el culo bailando.