Anticapitalismo Antifascismo Artículos de opinión Cultura Internacional

¿Hubo ‘desnazifiación’ real en Alemania?

“¿Os imagináis que en Alemania existiese una institución llamada ‘Fundación Nacional Adolf Hitler’?”, ¿quién no ha oído esta pregunta alguna vez cuando se alude a la Fundación Nacional Francisco Franco?

Una frase que pretende criticar la labor que ejerció la llamada “Transición democrática” para lograr la impunidad de los crímenes de la Dictadura Franquista, en contraposición a la llamada “Desnazificación” de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial.

Y es una frase que en cierto sentido tiene razón, hoy en día sería impensable que existiese una ‘Fundación Nacional Adolf Hitler’ en Alemania, ya que el nazismo es a día de hoy un tema tabú en Alemania, a diferencia del franquismo en España.

Son bien conocidos los Juicios de Nürnberg, en los que una veintena de jerarcas del difunto III Reich fueron procesados por lo crímenes del nazismo, siendo 11 de ellos condenados a la horca (sin entrar ahora en el tema de la impunidad de los crímenes de guerra de las demás potencias imperialistas); o el Juicio de Adolf Eichmann, considerado el responsable directo de la “Solución Final a la Cuestión Judía”, en Israel (pasando por alto la vulgar ironía de que ese juicio se llevase a cabo en un estado tan parecido a la Alemania Nazi). Sin embargo, ¿hubo una desnazificación real? ¿el nazismo fue borrado de la sociedad y las esferas de poder de la República Federal Alemana?

Bien es sabido que muchos nazis lograron escapar hacia Latinoamérica gracias a la mano del Vaticano y del Régimen Franquista, no obstante, hubo muchos que no huyeron, y no fueron castigados precisamente, a continuación daré unos cuantos nombres que pueden resultar bastante interesantes:

  • Gustav Krupp, dueño de la oligarquía siderúrgica Krupp AG, fue imputado en los Juicios de Nürnberg por prácticas esclavistas con los presos políticos y raciales del III Reich, aunque finalmente no fue procesado por su edad y su delicada salud.
  • Hanns Martin Schleyer, militante del Partido Nazi desde 1933 hasta 1945, en la RFA fue nombrado presidente la Confederación de Asociaciones de Patronos Alemanes (BDA) y la Federación de Industriales Alemanes (BDI), hasta que fue secuestrado y asesinado por la RAF en 1977.
  • Kurt Georg Kiesinger, militante del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) de 1933 a 1945, se afilió a la Unión Demócrata Cristiana (CDU) en 1949, siendo elegido canciller de la RFA para el periodo 1966-1969.
  • Hans Globke, uno de los redactores de la Ley Habilitante de 1933 que otorgaba poderes dictatoriales al Partido Nazi, y de las Leyes de segregación de racial de Nürnberg de 1935, subdirector del Ministerio de Interior del III Reich desde 1938 hasta 1944. Tras la Guerra, ocupó el cargo de secretario de estado de la República Federal Alemana bajo el gobierno de Konrad Adenauer, desde 1953 hasta 1963, cuando su pasado fue hecho público desde la RDA, donde fue celebrado un simulacro de juicio en el que Globke fue condenado a cadena perpetua in absentia.
  • Reinhard Gehlen, tal vez el caso más sangrante, general de la Wehrmacht y jefe de contra-inteligencia del Frente Oriental en la II Guerra Mundial, tras la cuál fue el encargado de fundar y dirigir el Bundesnachrichtendienst (BND), el servicio secreto de la RFA, y la Organisation Gehlen, eje de la operación Gladio de terrorismo de estado de la OTAN, llegando a ser uno de los espías de mayor relevancia y renombre de la Guerra Fría.
  • Adolf Heusinger, un caso también bastante sangrante, jefe del Estado Mayor del Ejército del III Reich durante la II Guerra Mundial, tras esta permaneció inactivo hasta 1957, cuando fue elegido para ser el primer Inspector General del Bundeswehr, las fuerzas armadas de la RFA, cargo que ocupó hasta 1961, cuando fue nombrado presidente del Comité Militar de la Organización Tratado del Atlántico Norte, puesto que ocupó hasta 1964.
  • Paul Schäfer,  un antiguo militante de las Juventudes Hitlerianas y médico militar de la Wehrmacht durante la II Guerra Mundial, este siniestro personaje llegó a Chile como fugitivo de la justicia germano-occidental por cargos de pederastia. En el país sudamericano se convirtió en un falso mesías y “hacedor de milagros” con complejo de semidiós, fundando su propia secta: la Colonia Dignidad, una comuna donde se abusó de decenas de niños, que fue usada durante la dictadura de Pinochet para torturar a presos políticos, y donde se fabricaban armas para el régimen, con material que llegaba mediante la embajada de la RFA en Chile, con quienes Schäfer mantenía muy buena relación, a pesar de que se sabe que estaban al tanto de todo lo que allí dentro ocurría.
  • Gerhard Mertins, destacado miembro y dirigente de las Waffen-SS durante el régimen nazi, uno de los tres oficiales del comando que liberó a Mussolini de su cautiverio en 1943. En 1963 fundó Merex AG, una empresa que se encargaba de la exportación y tráfico de armas desde la RFA hacia el extranjero; centrando sus operaciones sobre todo en México, donde sus armas fueron usadas para masacrar las protestas estudiantiles de Octubre de 1968; y en Chile, donde Mertins hacía de intermediario entre el gobierno germano-occidental y el régimen pinochetista y la ya mencionada Colonia Dignidad.
  • Operación Paperclip: Fue una operación llevada a cabo por el Servicio de Inteligencia de EEUU consistente en la captación y salvación de científicos nazis especializados en las llamadas Armas Maravillosas del Tercer Reich, como cohetes, armas químicas y experimentación médica tras la caída del III Reich. Entre los científicos reclutados se encontraban Arthur Rudolph, ligado a la actividad esclavista del Campo de Concentración de Mittelbau-Dora; o Hubertus Strughold, implicado en la experimentación en humanos.

Estos son sólo algunos de los innumerables ejemplos de jerarcas nazis que se mantuvieron en la esfera de poder de la República Federal Alemana, ¿el nazismo fue borrado de Alemania? No, ¿se puede hablar, pues de una desnazificación real? Que juzguen los lectores.