Estado Español Feminismo

El 7N Madrid se tiñó de morado

Ayer, siete de noviembre, Madrid celebró la primera manifestación estatal en contra de todas las violencias machistas. Al menos, 200.000 personas, según la organización, venidas de todo el Estado Español recorrieron Madrid para reclamar que el feminismo sea cuestión de estado.

Más de 260 autobuses llegaron a Atocha desde las 10 de la mañana para después comenzar la marcha. En la marcha se oyeron lemas como “ni una más ni una menos”, “no son muertes, son asesinatos”, “basta ya de terrorismo patriarcal” o “no quiero tu piropo, quiero tu respeto”.

A las 12:00 comenzó la manifestación en el Ministerio de Sanidad con la perfomance “Women in Black”, donde mujeres vestidas de negro se quedaron tumbadas en el suelo mientras compañeras dibujan con tiza su contorno simbolizando los asesinatos por violencia machista. Asimismo, se leyó los nombres de cada una de las víctimas y su lugar de origen. Después de ello, Ángela Gónzalez, víctima del terrorismo machista, su hija fue asesinada por su expareja, leyó un emotivo manifiesto, que fue interrumpido por integrantes de Vox. Estos sacaron pancartas como “la violencia no tiene género” o “ni machismo ni feminismo, igualdad”, lo que supuso que fuesen increpadas por el resto de participantes de la manifestación. Posteriormente, serán expulsadas por la policía.

La marcha continuará por el Paseo del Prado, Gran Vía y finalmente Plaza de España. Al final de la marcha será pronunciado un segundo manifiesto en todas las lenguas del Estado español. Asimismo, en Cibeles, el colectivo Generando Arte decoró la mítica estatua con flores violetas. También, en la calle Montera, el Bloque Feminista Estudiantil, ha hecho una perfomance para reivindicar el derecho al aborto, libre, universal y gratuito.

Mientras tanto, en Sol, siete mujeres que llevan en huelga de hambre siete días por las violencias machistas pero que ayer decidieron terminarla. Estas mujeres fueron increpadas y violentadas por el colectivo SOS papa (Colectivo a favor de la custodia compartida), además de denunciar a la psicóloga que acompañaba a estas mujeres.