Internacional

Acuerdo en Portugal entre el Partido Socialista, el Bloque de Izquierdas y el Partido Comunista

Tras las elecciones en Portugal del pasado 4 de octubre, en las que la coalición conservadora Portugal al Frente (formada por el Partido Social Demócrata y el Centro Democrático Social – Partido Popular) ganó por mayoría simple con el 36’86% de los votos, el líder del Partido Socialista (segundo con el 32’31%), António Costa, ha anunciado que se intentará llegar a un acuerdo con la coalición de izquierdas Bloque de Izquierda (tercero con el 10’19%) y la coalición comunista Partido Comunista Portugués – Partido Ecologista Los Verdes (cuarto con 8’25%) para desbancar a la candidatura conservadora.

“Existen condiciones para que haya una solución que garantice la voluntad inequívoca de un cambio de política”, afirmó António Costa. Declaraciones que se produjeron después de la reunión que celebró con el presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva (del Partido Social Demócrata), quien constitucionalmente es el encargado de decidir quién será el próximo primer ministro. “Cavaco Silva hará lo que crea mejor, aunque las decisiones no deben prolongarse en el tiempo para no extender la inseguridad”, alertó Costa.

Se espera, no obstante, que el presidente portugués nombre primer ministro a Pedro Passos Coelho, líder del PSD, por ser el líder de la candidatura más votada. Una decisión arriesgada, pues se necesita la aprobación de la mayoría del Parlamento para empezar a funcionar, un parlamento en el que el PS (86), el Bloque (19) y el PCP (17) sumarían 122 escaños (6 más de los 116 de la mayoría absoluta), frente a los 107 de la alianza conservadora.

Si esta moción de rechazo prospera, la inestabilidad en el país vecino se prolongaría hasta que se convocasen nuevas elecciones el próximo junio, un periodo el que el actual ejecutivo derechista mantendrá sus cargos.

Carolina Martins, candidata del Bloco de Esquerda, ha advertido que nombrar primer ministro a Passos Coelho será “una pérdida de tiempo”, además de advertir que las diferencias con el PS se han superado, unas discrepancias históricas que han tenido al PS enfrentado al Bloco, y sobre todo al PCP, cuestiones como la permanencia en el Euro o en la OTAN. Para subsanar estas discrepancias económicas e internacionales, las tres candidaturas han asegurado que se centrarán en asuntos puramente nacionales, como las protecciones salariales, subsidiarias y laborales.